Encuentra respuestas a tus preguntas
Diferencia entre anticuerpos y vacunas

Diferencia entre anticuerpos y vacunas

El sistema inmunológico humano es esencial para proteger su cuerpo de gérmenes, cambios celulares y cualquier patógeno que pueda afectar su salud. Es un sistema que contiene varios órganos, anticuerpos (proteínas), sustancias químicas y células como los glóbulos blancos que trabajan juntos para protegerlo de los microorganismos que causan enfermedades.

La inmunización natural y las vacunas han demostrado ser efectivas para aumentar la inmunidad de un individuo contra una determinada enfermedad. Es posible que no sepa la importancia de un sistema inmunitario robusto hasta que un patógeno lo debilite. Un ejemplo es cuando un germen que nunca ha atacado su cuerpo, como la varicela, ingresa a su sistema. Hay muchas posibilidades de que te enfermes si lo conoces por primera vez.

Si eres de los que quiere potenciar su sistema inmunológico, debes saber las distinciones entre inmunización contra la vacunación para evitar confusión. Aunque ambos procesos son fundamentales para ayudar a tu cuerpo a combatir diferentes microorganismos patógenos, no funcionan de la misma manera. Tienen diferencias, y estas son algunas de ellas:

Diferencia entre anticuerpos y vacunas

1. Cómo se producen

Algunos anticuerpos se producen naturalmente para ayudar a identificar y combatir organismos patógenos específicos en el cuerpo. Ayudan a una persona a desarrollar inmunidad contra una enfermedad en particular. Además de los que produce su sistema inmunitario, también existen anticuerpos monoclonales. Provienen de personas que se han recuperado de una enfermedad específica. Para estas personas, sus células se han vuelto inmunes a los patógenos que causaron la enfermedad. Luego, los anticuerpos monoclonales se preparan en el laboratorio para que puedan administrarse a un individuo mediante inyección o infusión intravenosa.

Por otro lado, no existe ningún tipo de vacuna que se produzca de forma natural en el organismo. Todas las vacunas se fabrican artificialmente en el laboratorio utilizando bacterias o virus atenuados. Su objetivo es aumentar las posibilidades del cuerpo de luchar contra un futuro patógeno o infección.

Leer:  Diferencia entre pavo y pollo

2. Sus funciones

Los anticuerpos ayudan al cuerpo a identificar y combatir virus, bacterias y otros microorganismos patógenos. Cuando te enfermas, el cuerpo libera naturalmente algunos de estos anticuerpos, acelerando tu proceso de curación. También puede ayudarlo a evitar volver a contraer la misma enfermedad en el futuro.

Los anticuerpos monoclonales, por otro lado, se administran a un paciente para combatir una enfermedad. Se consideran inmunidad pasiva ya que el organismo no los produce de forma natural. Algunos ejemplos son ciertos anticuerpos que han sido procesados ​​en el laboratorio para combatir ciertos tipos de cáncer.

Por el contrario, las vacunas no sirven para tratar una enfermedad sino para protegerte del riesgo de contraer una determinada enfermedad. Ejemplos de enfermedades comunes con las que las vacunas pueden ayudar incluyen Covid-19, poliomielitis, tos ferina, tétanos-difteria y hepatitis.

Las vacunas son un tipo de inmunidad activa. Se cree que mejoran la capacidad del cuerpo para liberar anticuerpos relevantes para combatir cualquier patógeno. A diferencia de los anticuerpos, las vacunas no tratan. Lo que hacen es enseñarle al cuerpo cómo lidiar con futuras infecciones. Sin embargo, no garantizan una protección completa y duradera.

3. El tiempo que lleva representar la eficiencia

El efecto de la inmunidad causada por los anticuerpos naturales es casi inmediato después de que detectan que algo extraño se ha adherido al sistema inmunológico. Esto también es cierto para los anticuerpos monoclonales.

Las vacunas, por otro lado, funcionan de manera diferente. Según el tipo de vacuna, su sistema inmunitario puede tardar unas dos semanas en estar protegido contra los patógenos de la enfermedad particular contra la que fue vacunado. Algunas vacunas incluso requieren múltiples dosis antes de que la protección entre en acción.

Leer:  Diferencia entre el pollo Hunan y el pollo Szechuan

4. Efectos secundarios

Hay diferentes tipos de vacunas. Algunos pueden tener efectos secundarios graves, mientras que otros pueden causar solo efectos secundarios leves. Por ejemplo, algunas personas que obtuvieron la vacuna contra covid-19 informó haber experimentado efectos secundarios leves. Algunos síntomas duraron unas pocas horas, mientras que pocas personas dijeron que se vieron afectadas durante días. Algunos de los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Fiebre leve
  • fatiga general del cuerpo
  • Enrojecimiento, dolor y sensibilidad si la vacuna se administró mediante inyección
  • Dolor de cabeza
  • Dolor articular y muscular

Cuando experimente estos síntomas después de haber sido vacunado, no debe preocuparse. En la mayoría de los casos, esto muestra que el cuerpo ha comenzado a crear protección (fortalecer la inmunidad) contra la enfermedad específica.

Aunque es difícil conseguir personas que hayan experimentado efectos secundarios graves, algunos de ellos todavía existen. Pocas de las aproximadamente un millón de personas que han recibido una vacuna pueden verse gravemente afectadas. Algunos de los síntomas que pueden experimentar incluyen:

  • Hinchazón de la garganta si la vacuna se administró por vía oral.
  • Dificultades respiratorias
  • Aumento de la frecuencia cardíaca
  • Hichazon facial
  • Debilidad general del cuerpo y mareos.
  • Erupciones en todo el cuerpo

Se recomienda a los pacientes que presenten este tipo de reacciones alérgicas después de recibir una vacuna que acudan inmediatamente al centro de salud u hospital más cercano. Si eso no es posible, pueden llamar a un proveedor de atención médica de emergencia. Por otro lado, cuando un anticuerpo natural está funcionando, hay muy pocas posibilidades de que te des cuenta. Por lo tanto, es raro que una persona experimente efectos secundarios. Los anticuerpos monoclonales funcionan de manera diferente porque a veces pueden desencadenar una reacción alérgica. La razón es que se acaba de inyectar una proteína en el cuerpo. Algunos de los efectos secundarios que probablemente experimente con los anticuerpos monoclonales incluyen:

  • Debilidad general del cuerpo y fatiga.
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre leve
  • Diarrea
  • erupción corporal
  • Presión arterial baja
  • Náuseas
  • vómitos
Leer:  Diferencia entre el punto de vista en primera y tercera persona

5. La duración de su protección

Los anticuerpos naturales permanecen en el sistema inmunitario mientras usted está vivo. Por otro lado, la protección de una vacuna dura solo de unos pocos meses a un año. La mayoría de ellos requieren inyecciones o refuerzos adicionales para mantener su eficacia.

Conclusión

La vacunación y la inmunización natural juegan un papel crucial para ayudar al sistema inmunitario a combatir los patógenos. Sin embargo, tienen diferencias importantes. Se diferencian en cuanto a fabricación, funcionamiento y efectos secundarios, entre otros.

El denominador común entre los dos procesos es que ayudan a proteger el cuerpo contra la infección. Sin embargo, es importante señalar que las vacunas no pueden garantizar una protección completa. Cada individuo responde a diferentes tipos de vacunas de manera única. A menos que ya haya desarrollado los anticuerpos correctos, siempre es beneficioso cumplir con los estándares mínimos de salud y seguir los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias.

5/5 - (1 voto)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Sabiondo.info utiliza cookies propias para obtener información estadística. Al clicar en «Aceptar» aceptas su uso.    Más información
Privacidad