Encuentra respuestas a tus preguntas
Definición de consistencia

Definición de consistencia

La coherencia es la propiedad de lo que es coherente, es decir, tener armonía entre sus diferentes elementos o partes constituyentes y seguir un hilo lógico. Entonces, para que algo (texto u otro) tenga coherencia, debe presentar una secuencia que le dé un sentido general y un hilo lógico, de modo que no haya contradicción o falta de armonía entre sus diversos elementos constitutivos.

Etimología de coherencia

La palabra «coherencia» proviene del latín consistencia, que significa «conexión» o «cohesión». La palabra coherencia se usa mucho en la gramática del texto, que estudia los vínculos entre las oraciones constitutivas del texto.

Consistencia textual

La coherencia textual es la relación armónica y de secuencia lógica que existe entre las oraciones y las diferentes partes de un texto, formando un todo. En un texto coherente no puede haber contradicciones ni desintegraciones entre las distintas partes.

Para que un texto satisfaga las condiciones de coherencia textual, debe satisfacer las siguientes cuatro reglas: tener una progresión de información, tener una estrecha relación entre pasajes e ideas, tener un campo léxico y no contradicción.

La progresión de la información quiere que cada nueva oración aporte nueva información en relación con la lógica y la información anteriores.

En un texto coherente, el paso de una idea a otra debe estar claramente asegurado. Este paso lógico es importante para no dar al lector la impresión de que el autor salta de un punto a otro, sin ningún vínculo lógico.

En un texto coherente, las palabras deben ser utilizadas en sus títulos legales, es decir, bien enmarcadas en sus campos léxicos para tener oraciones claras y sin ambigüedades.

No contradicción significa que no hay contradicción entre oraciones y párrafos. La no contradicción otorga credibilidad al texto, evitando contrastar información claramente enunciada y tácita en el texto.

Así, un texto es coherente cuando en él existe una secuencia lógica en las diferentes ideas y partes presentadas. La coherencia textual, por tanto, se construye gradualmente, a través de la anticipación y el procesamiento retroactivo de las oraciones en la construcción del texto.

Charolles (2011) establece cuatro reglas para que un texto pueda ser reconocido como coherente. Según él, este texto debe:

  1. Incluye elementos con rigurosa recurrencia en su desarrollo lineal. La repetición es necesaria para tejer vínculos entre las oraciones y las secuencias estructurantes de un texto. Esta repetición está asegurada por los diversos recursos léxicos y gramaticales de que disponen las lenguas: pronominalizaciones, sustituciones léxicas, coberturas preposicionales y repeticiones de inferencia.
  2. En su desarrollo, se acompaña de un aporte semántico constantemente renovado. Un texto debe proporcionar constantemente nueva información para avanzar en el texto. Por lo tanto, las redundancias afectan la consistencia del texto.
  3. No manifiesta contradicciones, lo que significa que una proposición no puede ser a la vez verdadera y falsa;
  4. Denota hechos que están conectados por relaciones de causa, condición o consecuencia, más a menudo expresadas por conectores. (1)
Leer:  Empatía: 5 características más importantes

Pepin (1998) selecciona tres condiciones para validar la consistencia textual. Según ella, un texto coherente es un texto cuya unidad es fácil de percibir a pesar de la cantidad de entidades que lo componen. Para unificar sus entidades, un texto debe satisfacer tres condiciones esenciales: cohesión, jerarquía e integración.

Pepin (1998) define la cohesión como la cualidad de un todo cuyos elementos parecen estar interconectados. Por tanto, el paso de una entidad a otra en el texto debe estar marcado por una referencia temática o semántica

En cuanto a la jerarquía, Pippin recuerda que la enunciación del texto se da en el tiempo, por lo que es necesario organizar bien sus elementos constitutivos según una linealidad que va de lo más importante a lo menos importante.

La integración es el hecho de que el texto debe ser reconocido como parte de un texto anterior.

Diferencia entre coherencia y cohesión textual

La coherencia textual se refiere a los diferentes vínculos entre oraciones y párrafos de un texto. Estos enlaces permiten que el texto aparezca como un todo, sin rasgarse. La cohesión textual, en cambio, concierne a las relaciones locales del texto, es decir, el respeto a las reglas morfológicas y sintácticas, los conectores argumentativos, los organizadores dentro de la oración.

Por tanto, la coherencia textual es la no contradicción de las ideas de las palabras en un texto. Por otro lado, la cohesión es una parte esencial que contribuye a la no contradicción textual, es decir, la cohesión se limita al uso correcto de los conectores gramaticales y la articulación en la oración, lo que permite una secuencia armoniosa de oraciones y párrafos en un texto.

Leer:  Definición de crónica.

Defectos de consistencia textual

Los defectos de coherencia son las imperfecciones que se pueden observar en determinados textos. Estos defectos pueden ser generalmente de tres tipos: defectos de cohesión, defectos de estratificación o jerarquización, defectos de resolución incierta.

1. Defectos de cohesión

Los defectos de cohesión derivan de imperfecciones en las huellas de los procesos que aseguran la cohesión del texto: recurrencia, correferencia, contigüidad semántica, paralelismo semántico, contraste semántico y resonancia. Estos elementos llevan la huella temática o semántica de lo que se acaba de decir; y los vínculos establecidos por los conectores, que contribuyen a la cohesión al indicar el significado de una relación entre dos oraciones. Por tanto, la falta de cohesión se puede agrupar en tres categorías: defectos relacionados con el paralelismo semántico, defectos relacionados con el contraste semántico y defectos relacionados con la resonancia.

1.1. Defectos relacionados con el paralelismo semántico

El paralelismo semántico no debe confundirse con el paralelismo sintáctico, Pippin lo define en estos términos:

El paralelismo semántico es el establecimiento de una correspondencia semántica uno a uno entre los términos comparables de dos oraciones para resaltar las similitudes y diferencias entre estas dos oraciones.

1.2. Defectos relacionados con el contraste semántico

El contraste semántico es el realce de una oposición semántica ya expresada entre dos oraciones, mediante el uso de la antonimia entre dos términos estratégicos de tales oraciones.

El paralelismo semántico es el establecimiento de una correspondencia semántica uno a uno entre los términos comparables de dos oraciones para resaltar las similitudes y diferencias entre estas dos oraciones.

1.3. Defectos relacionados con la resonancia

Los defectos relacionados con la resonancia se refieren a si se mantiene o no la continuidad temática mediante el uso de términos disjuntos. Pippin define la resonancia en estos términos:

La resonancia es el uso de términos disjuntos con la intención de mantener la continuidad temática en caso de que el contexto del enunciado requiera la introducción de nuevos temas en la progresión del discurso. Pippin, Lorena, 1998, Análisis de algunos defectos de coherencia textual 2, Tomo 4, número 2.

2. Errores de nivelación o jerarquía

Los procesos de jerarquía, también llamados procesos de niveles, se refieren a la agrupación de información; el orden en que se presentan; la forma en que se coordinan, articulan, jerarquizan, resaltan como información nueva o antigua, así como el paralelismo sintáctico.

Leer:  Las diferentes figuras retóricas

2.1. Problemas en el orden de presentación y coordinación de la información (información competitiva)

La presentación de los enunciados sigue un orden, una estructura jerárquica en un eje espacio-temporal. La información dominante viene primero, las demás le siguen y sirven para elaborarla, explicarla o ilustrarla.

La coordinación fortalece el orden jerárquico establecido en la declaración. Se expresa mediante conectores aditivos (además, también, etc.).

2.2. Falta de paralelismo sintáctico

El paralelismo sintáctico es un proceso de jerarquización que permite establecer una correspondencia del orden de importancia uno a uno de la información entre los términos comparables de dos oraciones capaces de formar un todo coherente.

3. Averías de resolución incierta

Estos defectos se refieren a la imposibilidad de proponer una corrección para resolver la imperfección debido a la distancia que existe entre los dos términos, lo que hace imposible deducir los eslabones perdidos.

3.1. contradiccion de informacion

Estos defectos violan la regla de la unidad del texto, la regla de que el texto forma un todo unitario. Estos defectos se manifiestan en el texto por la presencia de algunas declaraciones no integradas en el texto. Esta es la integración de algunos enunciados que no encajan en el texto anterior. Esta falta de integración se siente como un cambio fortuito entre los enunciados presentes.

3.2. Desvío de información

El desvío de información atañe a una idea que suscita grandes expectativas, pero que lamentablemente se abandona prematuramente en la siguiente frase. Estamos viendo un desvío de información. Se abandona la idea o información principal en favor de una idea que debería ser secundaria.

(1) CHAROLLES, JM, 1988, “Estudios sobre coherencia, cohesión y conexión textual desde fines de la década de 1960.”, Modelos lingüísticos, 10 (2), p. 45-66.

Obtenga más información sobre la cohesión.

Valora este articulo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Sabiondo.info utiliza cookies propias para obtener información estadística. Al clicar en «Aceptar» aceptas su uso.    Más información
Privacidad